Maria, Madre de Dios

Entre los luteranos podemos referirnos a María como la madre de Dios porque el niño que ella llevó en su vientre y que dio a luz no solo era un verdadero ser humano, sino también verdadero Dios (Colosenses 2:9). También la consideramos bendita por Dios, de la manera como ella se consideró a si misma (Lucas 1:48), ya que este fue un enorme privilegio que Dios le otorgó por pura Gracia. No consideramos que ella fue sin pecado, ni la tenemos como intercesora o medidora ante Jesús y el Padre.

La Biblia nos dice que María fue virgen hasta después del nacimiento de Jesús (Mateo 1:25). Parece probable que María haya tenido otros hijos después de Jesús , como podemos ver en Mateo 12:46, Marcos 3:31, Lucas 8:19-20, Juan 2:12, Juan 7:3,5; Hechos 1:14, Marcos 6:3, Mateo 13:55-56. Pero debido a que estos versículos no dicen específicamente que estos “hermanos” y “hermanas” de Jesús nacieron de María y debido a que estas palabras también pueden utilizarse para indicar relaciones diferentes de las relaciones entre hermanos, no podemos decir con certeza si María permaneció virgen hasta el día que ella murió o no.

Podemos tener diferentes opiniones porque la Escritura no nos responde estas preguntas. Por lo tanto la perpetua virginidad de María es un asunto de opinión mas que un asunto de confesión para los luteranos.

Scroll hacia arriba